Cómo cuidar tu guardarropa para ahorrar (II)

0

(Continúa…)

4. Tiñe y transforma: Si la ropa aún conserva fortaleza y la buena calidad es notable, un simple teñido casero puede volverla a la vida, ¡no la tires ni regales aún! Ligera modificaciones pueden actualizar una prenda y hacerla lucir como las que están de moda. ¿ES divertido experimentar! Hazlo siempre que implique un bajo costo y no uno mayor.

5. Refuerza tu calzado: Haz que un zapatero ponga suela antiderrapante en tus zapatos de tacón alto, vigila las tapas y las suelas. Haz que le cubran los raspones y limpien la piel manchada. Adquirirán una doble vida útil, no temas invertir en este proceso.

6. Bolsos, lentes, pañuelos: Trátalos con delicadeza. Guarda otras cosas dentro de tus bolsos para que no se deformen, cuida de tus lentes guardándolos en un estuche, evitando las rayaduras, cómprate un kit de reparación para que tú mismo los arreles, lava tus pañuelos con jabón para ropa delicada.

7. Invierte en prendas de buena calidad: Por último, cuando vayas de compras, gasta lo mismo que tenías destinado antes a tu guardarropa, pero en una menor cantidad de prendas que sean quizá un poco más costosas, pero que luzcan mejor y duren más. Pareciera frívolo, pero en realidad no lo es, porque, a largo plazo, gastarás menos.