Cómo hacer un cojín de corazón

0

Tú ya sabes que el descanso y la relajación son muy importantes para el cuerpo porque con él puedes reponer fuerzas y sentirte bien (de lo contrario siempre estarás cansada y no podrás rendir al máximo), Sin embargo, a veces las almohadas no son realmente como te gustarían que fueran y para eso, ¿qué tal si reciclas algo de casa y te haces tu propia almohada?

A decir verdad, hacer una almohada no es nada difícil, menos una almohada o cojín de corazón, porque lo único que varía con las almohadas normales es el hecho de usar un molde en forma de corazón y no en forma cuadrangular o rectangular.

Aunque no se te de bien coser, esto no tiene mucho problema y como tampoco va a ser algo que vayas enseñando a cualquiera, no pasará nada mientras que no se deshaga la almohada mientras la estás usando o durmiendo y después despiertes con todo el relleno en el suelo y por toda la cama.

Lo bueno de las almohadas de corazón es que, para los que tienen problemas de cervicales, pueden ser bastante buenas y aliviarles la parte del cuello. No es muy recomendable usarla con otra almohada porque el cuello puede sufrir más pero si la cambias por la que tienes entonces no habrá problema.

Puedes usar para hacer este cojín o almohada cualquier tela que tengas por casa y así reciclas cosas en lugar de comprar nuevas. El color normalmente sería el rojo pero puedes hacerlos de colores y, con un poco de experiencia y creatividad, también con diferentes diseños.

El tamaño puedes decidirlo tú misma si los quieres más grandes o más pequeños (puedes hacer hasta pequeñitos para los alfileres).