Cómo quitar el mal olor de los zapatos

0

Por todos es sabido que los zapatos, porque los usamos y mantenemos los pies dentro de ellos mucho tiempo, a veces sin transpirar, pueden oler. Y el olor corporal puede ser suave, casi imperceptible, o puede ser fuerte y hacerte echarte para atrás cada vez que te descalzas o alguien se descalza.

Lo más habitual siempre ha sido el de coger los zapatos y sacarlos a la ventana para que el fresco se lleve el olor pero en realidad eso no acaba con el problema, solo hace que los zapatos se enfríen pero el olor seguirá ahí.

¿Qué haces entonces? Pues muy sencillo. Una vez que te los quitas pon en el interior un poco de aceite de talco y déjalo una media hora como mínimo. A continuación sacude el zapato y guárdalo normalmente en su sitio junto con unas hojas de salvia (esas hojas ayudarán a la transpiración de los pies y con ello conseguirás que el pie, y el zapato, te huelan menos).

De hecho, un preparado con salvia y agua caliente es lo que recomiendan para reducir el olor de los pies, o por lo menos para mantenerlo a raya.

Este remedio (para los zapatos) has de hacerlo de inmediato, al quitarte los zapatos, para que tenga efecto (y para que no te perfume toda la casa con olor a pies). Lo bueno de ponerle hojas de salvia es que perfumarás también el armario de los zapatos. Te recomiendo que esas hojas de salvia sean frescas porque son más efectivas que las que llevan más tiempo.

El aceite de talco puedes encontrarlo en alguna droguería pero si no en las herboristerías (en algunas) pueden tener.

Ahora no podrás quejarte de no tener nada con lo que combatir el olor de tus pies y de los zapatos.