¿Cómo remover manchas de óxido?

0

manchas de óxido

El óxido representa uno de los tipos de manchas más odiados por todo el mundo. Ya sea que se encuentren en el piso, en la ropa o en las alfombras, lo cierto es que las amas de casa tiemblan cuando ven que se ha posado sobre una parte de nuestra vida, y por eso, a continuación, queremos enseñarte algunos sencillos trucos con los que podrás remover estas manchas sin que sean síntoma de preocupación.

Por ejemplo, cuando la mancha se encuentra en el piso, tienes que saber que cuentas con la ayuda de dos amigos que te solucionarán la vida: el zumo de limón y la sal fina. El procedimiento es por demás sencillo: mezcla el jugo de limón y la sal fina hasta obtener una sustancia espesa, échalo en la zona de las manchas, y luego de eso pasa el trapeador, verás cómo quitas todos los inconvenientes.

Ahora bien, otra posibilidad cierta tiene que ver con que las manchas de óxido en realidad se pongan por encima de la ropa. Claro, en este caso tienes que apostar por algún elemento efervescente para quitarlas. Particularmente, nosotros te recomendamos mezclar jugo de limón con bicarbonato de sodio, dejarlo encima de la mancha por unos minutos, y entonces echar en la lavadora.

Aunque no sean las manchas más normales, las de óxido pueden aparecer también en la vajilla y cubiertos de nuestra casa. En estos casos en particular, recomendamos entonces frotar un corcho sobre las zonas afectadas. Aunque parezca increíble, de esta forma tan sencilla podrás ir quitando el óxido en unos minutos, sin demasiados problemas.

Finalmente, imposible dejar de lado la clásica mancha de óxido en las alfombras. Ante este tipo de circunstancias, lo que recomendamos es buscar un cuchillo para mantequilla, jugo de limón, sal y un cepillo para restregar. Cuando has raspado el óxido, mezclas jugo de limón con sal, y lo aplicas encima de la mancha, pasando el cepillo hasta que desaparezca. Luego enjuaga con un paño húmedo.