Consejos para ahorrar en la fiesta de casamiento

0

Ahorrar boda

La fiesta de casamiento, más allá de la situación sentimental que entraña detrás, es también un evento que debemos analizar ciertamente cuando queremos agasajar a todos nuestros amigos y familiares. El problema es que con la actual situación económica muchas veces podemos llegar a dudar al respecto, y por eso es que te queremos hacer llegar algunos interesantes consejos para ahorrar en este tipo de encuentros.

Lo primero que debes considerar en este sentido, es que si ya has decidido que tu festejo de casamiento va a realizarse en un sitio cerrado, es decir con techo, apuestes por la época del año en la que más barato sea alquilar el salón. Es común que muchas personas que festejan en espacios cerrados se preocupen por el momento de la temporada que escogen, cuando eso es irrelevante a ciencia cierta.

Por otro lado, ya en lo que hace al festejo en sí, podemos recomendarte por ejemplo que apuestes siempre por ambientaciones con materiales reciclados, que pueden provenir tanto de otras bodas anteriores que haya tenido la familia o el grupo de amigos, o de productos que se hayan utilizado en cumpleaños y demás eventos, y que puedan ser modificados ligeramente para ser usados ahora.

Obviamente, siempre que puedes escoger una temporada de baja cantidad de casamientos ahorrarás buena cantidad de dinero en el evento, y si a eso sumas la chance de que la selección de invitados sea lo más justa posible, puedes recortar con aquellos familiares y amigos que no ves muy seguido. Cuando saques cuentas, te darás cuenta justamente del valor que cada invitado tiene.

Luego, algunos otros consejos finales que no queremos que dejes de tener en consideración se encuentran directamente relacionados con la posibilidad de contratar un menú sencillo, sin ninguna de esas comidas de moda, además resguardar siempre un monto de emergencia para la boda, enviar invitaciones en formato digital y no impreso, y claro, pedir que los regalos se realicen mediante dinero efectivo y no objetos ya comprados, para poder ver qué hacer con éste.