Consejos para viajar en avión con niños

2

Viajar en avión puede ser molesto, preocupante, o sumamente relajante. Todo depende de quién sea la persona que viaja. Sin embargo, cuando nos toca viajar pero acompañados de nuestros niños pequeños, y especialmente si es la primera experiencia de ellos en un desplazamiento de este tipo, conviene tener en cuenta algunos elementos sumamente interesantes, que podrás aplicar por ejemplo en esta época de vacaciones y fiestas.

Lo primero que debemos tener en cuenta en este sentido, en tanto, es que se recomienda realizar viajes con bebés recién luego de las 6 semanas de vida del bebé, obviamente a menos que se trate de un viaje impostergable. Además, según las reglas de la mayoría de las empresas aéreas, los bebés de 0 a 2 años viajan sin ocupar asiento, aunque en sus casos se les puede contratar también alguna silla, para que vayan más seguros.

El Jet-Lag

Uno de los elementos que más suele dificultar los viajes en avión de las personas es el el denominado Jet-Lag, es decir, la adaptación a la diferencia horaria de nuestro destino con respecto a nuestro punto de partida. En el caso de los niños, se han realizado numerosos estudios para dar con una respuesta, la cual es afirmativa, y a partir de allí se han desarrollado ciertas técnicas que a continuación enumeramos.

En primera instancia, conviene siempre que llevemos a los niños al viaje habiéndolos tenido despiertos todo el tiempo posible con anterioridad, para que se duerman tan pronto el viaje comience. De la misma forma, conviene que en los días anteriores el viaje, comiences a realizar la ingesta de alimentos de tus hijos pequeños en los horarios que comenzarán a manejar tan pronto lleguen a destino.

Los oídos

Muchos niños pequeños que viajan en aviones también pueden sufrir distintas dolencias en sus oídos, de forma tal que conviene tener un especial cuidado sobre ellos. Al respecto podemos decir que se trata de algo más bien natural, pero que puede conllevar mareos y vómitos, por lo que es mejor siempre que el niño no haya comido demasiado en las horas anteriores a emprender el viaje.