Más tips para ahorrar sin notarlo

0

(Continúa)

3. El poder de los mercadillos: No te cortes y analiza los beneficios de la compra-venta de lo usado. Puedes vender todo aquello que ya no uses y que puede servirle a alguien más; y también puedes comprar a muy bajo precio objetos semiusados que, incluso, destaquen por su belleza y originalidad. ¡La novedad está sobrevalorada!

4. Corta tus tarjetas de crédito: No sólo te dan la ilusión de que “tienes más dinero”, sino que las comisiones por adquirir eso que en un principio costaba determinada cantidad, han inflado su precio hasta en un 50%. Piensa si vale la pena. Mejor sé tu propio prestamista, guardando dinero en algún fondo de emergencia. Pronto te olvidarás de que las tarjetas estuvieron ahí alguna vez.

5. Aprovecha las tarjetas, cupones o membresías de descuento: Si te ofrecen una tarjeta gratuita para acumular los puntos de tu compra, aprovéchala siempre y cuando permanezca así, gratuita. Los beneficios de ser cliente frecuente no se notan al principio, pero a largo plazo podrás obtener descuentos, entradas gratuitas al cine u otras maravillas del ahorro. Te serán particularmente útiles cuando no tengas suficiente dinero para gastar, así que procura mantener tu saldo a favor.