Repara las páginas mojadas de un libro

0

Una de las pequeñas tragedias que suelen padecer los amantes de los libros ocurre cuando éstos sufren accidentes con los líquidos, pues por lo general las páginas y el volumen entero pierden su forma, ondulándose y manteniéndose abiertos de forma lamentable. ¿Qué hacer cuando esto sucede?

1. Si el libro se ha sumergido en agua, hay que sacudir el exceso de líquido, todo el que se pueda.
2. Extraer toda la humedad posible con una toalla de tela, presionando suavemente cada una de las páginas.
3. Cuando las páginas ya no estén mojadas, sino sólo húmedas, pueden “plancharse” igual que hacemos con la ropa. Lo ideal es ponerla en la intensidad más baja y presionar la página por encima de una toalla absorbente de cocina. Repetir esto, desde luego, con cada hoja afectada. Puede resultar laborioso, pero vale la pena el resultado.
4. Por último, para evitar que el libro entero se ondule, se puede armar una pila de volúmenes muy pesados (por ejemplo,varios tomos encuadernados de una enciclopedia) y colocarlos encima de él durante un par de días. La presión acabará de alisar las páginas y con un poco de suerte, el libro quedará como antes de su zambullida.