Trucos para acampar sin problemas

0

Acampar al aire libre es una experiencia muy gratificante, que no sólo se puede realizar en verano. Hoy te daremos algunos trucos para acampar sin problemas y disfrutar de los beneficios de realizar actividades al aire libre.

Consejos para la elección del saco de dormir

Cómo acampar sin problemas
Fuente: Joah Martinez

A lo largo de los años, los sacos de dormir han evolucionado muchísimo, ya no son de los mismos materiales ni de los mismos diseños de cuando éramos niños, ahora podrás conseguir algunos modelos que permiten descansar a la perfección permaneciendo realmente abrigados durante toda la noche.

La elección de la bolsa de dormir es un punto muy importante que se debe tener en cuenta a la hora de acampar. Después de un día lleno de actividades es necesario descansar y recuperar la energía. Las bolsas de dormir deberán ser elegidas evaluando distintos aspectos, esto permitirá diferencia entre pasar una noche muy incómodo o pasar una noche muy cómoda.

En términos generales, podemos decirte que existen dos tipos diferentes de bolsas de dormir, las que tienen relleno sintético y las de duvet o plumas en su interior. Las que cuentan con un relleno sintético son más asequibles, más pesadas y de mayor volumen. Entre las ventajas cabe destacar que son más resistentes a la humedad y, a pesar de mojarse pueden mantener su volumen, también se llegan a secar más rápido que las bolsas de plumas. Una de sus desventajas es que al estar creadas en materiales sintéticos con el paso del tiempo se deterioran rápidamente y, por consiguiente, pierden capacidad de abrigo.

Las bolsas de dormir de plumas o duvet son más caras pero permiten permanecer más abrigados por la noche, son menos voluminosas y se pueden comprimir fácilmente para transportarlas. Necesitan cuidados especiales al humedecerse.

Clasificación de los sacos de dormir

Los expertos señalan que los sacos de dormir se pueden calificar en base al rango de temperatura en que se vayan a usar. Tengamos en cuenta que la bolsa por sí sola no abriga sino que son las personas que las usan las que generan el calor y la bolsa es la que se encarga de retenerlo. Si tienes pensado acampar en una zona cálida podrás escoger una bolsa de 0 a 20 grados, parta los sitios más fríos o bosques puedes tener en cuenta una bolsa que retenga la temperatura cuando en el exterior haga entre -5º y +5º C, para las zonas de media montaña de -15º a -8º C, para zonas de montaña de -25º a -15º C y en el caso de que estés pensando realizar una expedición podrás adquirir una bolsa de dormir que soporte temperaturas de -40º a -20ºC.

Las más comunes son las que tienen forma rectangular, las profesionales tienen forma anatómica (de momia), estos modelos son los más usados para la alta y media montaña.

No te olvides del aislante

Ideas para acampar sin problemas
Fuente: Jordi Castel

En todos los casos es aconsejable usar un aislante o una colchoneta para permitir que la bolsa de dormir quede aislada de la humedad y del frío del suelo de la carpa, además ayuda a que las irregularidades del suelo no nos molesten, una manera de dormir cómodo y levantarse totalmente renovado.

Algunas familias tienen la costumbre de llevarse un colchón inflable, la desventaja de este complemento es que son muy pesados y si vas de mochilero seguramente te costará transportarla, en el caso de que se vayan a trasladar en un vehículo es una excelente alternativa.

Sitios donde se puede armar una carpa y correcta forma de orientarla

Un punto clave es colocar la carpa en una superficie que se encuentre nivelada, antes de empezar su armado quitar las ramas, piedras. En el caso de que el sitio elegido tenga una gran vegetación se pude colocar una capa de hojas sobre el sito escogido. Si buscas una zona alta estarás seguro de no inundarte en el caso de que llueva.

En relación a la orientación de la carpa lo aconsejado es que la cola de la carpa apunte a la zona de donde provienen los vientos, lo ideal es dejar la entrada de luz hacia el lado este. Así el sol de la mañana calentará la entrada. Otro punto muy importante es no colocar la carpa cerca de la zona del fuego.

Acampar es una actividad muy gratificante, la misma ha tomado un carácter deportivo desde el año 1900, esta actividad tiene sus orígenes en Inglaterra. Con el paso de los años el ‘camping’ comenzó a tener cada vez más seguidores de todo el mundo, en el año 1932 fue e Holanda en donde se creó la Federación Internacional de Camping Clubes. Si tienes la posibilidad de ir de campamento un fin de semana con amigos o en familia verás que la experiencia es única y que nada es tan complicado como parece a primera vista.