Cómo aliviar el dolor de oídos

0

oido

Uno de los dolores que más te irrita cuando lo tienes es el dolor de oídos porque, quieras o no es como un pinchazo, unas veces leve, otras demasiado fuerte, que te hace encogerte para intentar paliar el dolor o taparte el oído para que no te entre aire ni fresco ya que eso te hace doler más.

Si a ti te pasa o eres de las que suele sufrirlo a diario, lo mejor que puedes hacer es intentar reducirlo y, para ello, puedes tomarte una infusión de limón, pepitas de girasol y una cucharada de miel. Eso tomado en ayudas de forma tibia y lenta, no de golpe, te ayudará a ir reduciendo los dolores que tengas.

A su vez, para ayudarte aún más, puedes hacer unas gotas para echarte en los oídos. Para hacerlas has de licuar una cebolla. Aunque te parezca demasiado oloroso, el oído se sentirá mucho mejor con el tiempo y podrás volver a despreocuparte de él (al menos hasta que te vuelva a dar).

Ten en cuenta que los oídos es una de las partes que menos te cuidas y por eso sufren más. Además, están indirectamente conectados con la boca de tal forma que, si se inflama la boca, los oídos también sufren parte de esa inflamación, más concretamente los ganglios.

Por eso se recomienda que en épocas de frío se protejan bien las orejas para que el oído no se inflame ni infecte y se mantenga una buena higiene en los oídos vigilando el cerumen que puede salir de ellos y limpiándolos al menos una vez a la semana (y cada vez que te duches, por supuesto).