Cómo humedecer el ambiente de una habitación

0

calefaccio

Ahora que el otoño ya se ha instalado y que el frío está en España es normal que todos hayamos encendido los braseros o calefacciones para no pasar frío. Quizás solo es por unas horas, las que más frío nos den, para después desconectarse una vez la habitación está caldeada y no se necesita.

Sin embargo, uno de los problemas de las calefacciones y los braseros es que se reseca el ambiente y puedes notarlo en ti cuando empiezas a carraspear, te duele la garganta te da por toser. Esos pueden ser síntomas de que le falta humedad a la habitación y has de paliarlo para que el dolor no vaya a más.

Para hacer eso hay muchos métodos pero el más efectivo es el siguiente: usar agua al lado de los radiadores. Puedes poner un cuenco encima de ellos (lo que hará que se caliente el agua) y echarle unas hierbas (tomillo, menta, hierbabuena, la que más te guste) para que, cuando el vapor empiece a salir, puedas inhalar esos olores.

Esto consigue que haya humedad en el ambiente, aunque tú solo notes el olor de las hierbas y conseguirás también, si usas distintas hierbas, que cada habitación tenga su propio olor de tal forma que puedas hasta identificarlos.

Si no tienes radiador entonces el agua que pongas en la habitación ha de estar hirviendo (o ponerla cerca del brasero si es lo que tienes) de tal modo que pueda desprenderse el olor. Yo aconsejo que lo pongas en una esquina que no sea de mucho paso para evitar accidentes y que el agua acabe en el suelo.

Otra de las soluciones es pulverizar un poco de agua de vez en cuando o tener pequeños cuencos con agua en los muebles para ayudar a que la humedad no se pierda nunca en la habitación.