Cómo transformar una botella en maceta

0

P1005252212490

Reutilizar las cosas, reciclarlas al fin y al cabo, es algo que deberíamos hacer todos porque, de esta manera, logramos usar las cosas no solo para un uso y después llevarlas al contenedor, sino que les damos nuevos usos y, una vez acabado, si pueden servir para otras cosas.

Un ejemplo lo tenemos aquí, con una botella de plástico de los refrescos que consumimos. Estas botellas nos pueden servir perfectamente para plantar, no grandes plantas con raíces largas y anchas, pero sí plantas más pequeñas de tal modo que adornemos las paredes del jardín o de la casa con ellas.

Las botellas pueden usarse de muchas maneras. Por ejemplo, esta está cortada de forma vertical como si fuera una ventana y ahí es donde entraría la planta y la tierra. En la base seguramente tendrá hechos unos pequeños agujeros para que el exceso de agua se elimine y no dañe a las plantas.

Sin embargo, también podemos ponerla vertical y hacer una especie de barca con ella. Los agujeros irán entonces en la parte baja de la botella y las plantas saldrán hacia arriba de la maceta.

También otra forma de hacerlo es cortando por la mitad la botella y usar tanto una parte como otra creando diferentes entornos. En algunas lo que hago es usar la parte de arriba para tapar la maceta a modo de invernadero para que crezca más rápido pero, una vez hecho, la parte de arriba, dada la vuelta y agujereado el tapón, nos puede servir para plantar otra.

Seguro que con esto puedes divertirte un par de días en casa con los más pequeños de modo que todos participan en crear botellas de macetas.