Cómo abrir unas esposas

Esto que queremos mostrarte hoy no es para que lo hagas cuando no debas, por supuesto, sino cuando necesites librarte de las esposas (y creo que ya sabemos a qué nos estamos refiriendo).

Por eso lo único que vas a necesitar va a ser una horquilla de las del pelo y un poco de maña para aprender el truco. Por lo demás, práctica, mucha práctica.

Ir arriba