Cómo crear un champú casero

champu

Hay ocasiones en las que, por olvido, despiste, etc. pues nos acabamos olvidando que tenemos que comprar champú y cuando llega la hora de la verdad y nos metemos en la ducha siempre nos acordamos.

Una de las cosas que podríamos hacer es salir de la ducha, vestirnos, ir al super y comprar un bote. Otra, lavarnos con otra cosa, el gel de ducha, por ejemplo, aunque no suele quedar tan bien limpio como con el champú.

Y otra es la de preparar nosotros mismos un champú casero para estos casos. ¿Qué tenemos que hacer? Pues fácil: en una taza de agua templada batimos dos yemas de huevo. Una vez que están bien batidas nos lo echamos en la cabeza y masajeamos unos 5 minutos dejando actuar unos minutos más antes de enjuagarnos.

No es que siempre vayamos a usar este remedio pero por lo menos nos paliará el hecho de habernos olvidado de comprar el champú y podremos comprarlo sintiéndonos limpias.

Ir arriba