Cómo espesar la salsa

0

salsas01

Hay ocasiones en las que, a la hora de hacer una salsa, te has colado con algún ingrediente y te ha salido demasiado líquida. Normalmente lo solucionas con un poco de harina pero si no tienes a mano o no quieres echarle harina porque le da un sabor raro, quizás te pueda servir lo siguiente.

Machaca dos o tres galletas (de las normales, María) y ećhalas en la salsa. Ve removiendo hasta ver la consistencia de la salsa (si necesitas más echa una galleta más).

El sabor también cambia con este truco pero al contrario que con la harina, tiene un sabor delicioso y diferente. De hecho, es posible que la salsa guste más porque si es salada, con ese toque dulzón tendrás un sabor nuevo.