Cómo evitar la invasión de ratones

0

Un pequeño roedor no es nunca sólo un pequeño roedor: una pareja de ratones puede producir una población de 200 crías en sólo dos meses. Ante el primer vislumbre de esos pequeños intrusos, hay que observar y actuar. Los ratones no viene solos: enfermedades, parásitos y daños en la infraestructura de tu vivienda.

ratones

1. Lo que debes buscar
Tras ver a un ratón, y para conocer la gravedad de la invasión observa: la edad del espécimen (un ratón adulto puede ser un mero visitante; una cría ya es mala noticia), olores intensos (la orina de ratón es transmisora de enfermedades), nidos (su sitio preferido: las cajas y cajones), mordeduras (si un ratón no gasta sus incisivos, puede morir a causa de ellos, y esto los hace roer cualquier objeto) y excrementos (pequeñas bolitas negras). El peor síntomas de todos: periódico y papel roídos. Indican la presencia de nidos

2. Lo que debes hacer
Guarda la comida en sitios herméticos y de estructura rígida
No dejes agua ni comida de tus mascotas por la noche en el piso o en las afueras de tu casa
Usa depósitos de basura, no bolsas
Lava los platos usados, y no los dejes con restos de comida en la pileta
No guardes muebles viejos o restos de maquinaria en sótanos o patios
Sella toda grieta o abertura de tu casa. Incluso una agujero del tamaño de una moneda pequeña o la rendija bajo una puerta bastan para un ratón

3. Si la prevención falla
Cuando se trata de una par de ratones, puedes usar trampas. El mejor cebo: la mantequilla de maní.
No tomes prisioneros: si sacas a un ratón vivo de tu casa, volverá a entrar

4. Si la invasión sigue
No hay otro remedio posible: llama a un exterminador. Nunca apliques venenos por tu cuenta


Fuente | Yodle