Cómo hacer que las puertas no chirríen

0

puerta

Uno de los problemas que podemos tener con las puertas es que, con el paso del  tiempo, éstas pueden empezar a chirriar y, claro, no es algo normal que, en mitad de la noche, abras la puerta y te oíga todo el mundo, ¿no?

Lo más normal y la solución a este problema es echarle un poco de aceite a las bisagras de la puerta que son las que realmente chillan (no la puerta en sí), teniendo cuidado de que no caiga al suelo el aceite porque manchará.

Sin embargo, si no tenemos a mano aceite para puertas (que no es como el aceite normal de casa) siempre podemos utilizar dos truquitos: frotar una mina de un lápiz en las bisagras o coger un trozo de jabón y hacer lo mismo.

De esta forma conseguiremos que dejen de chirríar pero seguramente necesitarás el aceite porque esta solución sólo es temporal.