Cómo mejorar las manos agrietadas

manos5

Hay ocasiones en las que, el día a día, y la utilización constante de nuestras manos, nos hace que éstas sean muy usadas y, a menudo, nos produzcamos heridas o bien grietas de los cambios de temperatura, los productos que usamos para limpieza, el trabajo, etc.

Es por eso que las manos se agrietan bastante y normalmente eso hace que tengas que echarte crema, casi siempre por la noche, para poder con ello cuidarlas y mantenerlas sanas y suaves, como la piel que tuvieras de pequeña.

Por eso quiero ayudarte con las manos agrietadas porque suelen ser más difíciles de cuidar y porque la crema por sí sola no ayuda del todo. Sin embargo, si durante un par de semanas introduces las manos en un cazo de caldo de apio (templado) durante un periodo de 20 minutos, seguro que conseguirás un resultado mucho más sorprendente.

Ese caldo de apio se consigue de hervir durante tres minutos un manojo de apio con unas gotas de vinagre. No hace falta que el agua esté muy caliente, solo templada, lo suficiente para no quemarte.

Justo después de los 20 minutos y de secártelas bien, has de echarte crema hidratante y dejar que sea absorbida por la piel.

Al cabo de dos semanas seguro que notarás la diferencia. Como recomendación, si haces esto por la noche, y con el fin de que la crema no la vayas dejando por todos lados, prueba a ponerte unos guantes después de echarte la crema. De ese modo la crema quedará donde debe para que la piel la vaya tomando lentamente y no mancharás otras cosas con ella.

Por la mañana si tendrás que lavarte bine las manos para quitar el exceso de crema que pudiera haber y también los guantes para un nuevo uso.

Ir arriba