Operación bikini: consejos para llegar espléndida al verano

0

Operación bikini

El invierno prácticamente se ha ido, y no sólo que poco a poco comienzan a llegar las temperaturas más elevadas, sino que cuando queremos acordarnos, el verano está entre nosotros. Por eso, en el caso de las mujeres -también valen para los hombres- queremos darte una serie de consejos que te permitan poner en marcha la “operación bikini”, y llegar espléndida a las temperaturas elevadas con esta prenda en el destino turístico que elijas.

Lo mejor del caso es que, comenzando ahora mismo, no tienes que ponerte a dieta, ni machacarte en el gimnasio demasiado. La cuestión es considerar algunos métodos sencillos que hablan más que nada de la forma en la que cuidamos nuestro cuerpo y de los hábitos con los que podemos lograr que se vea mucho mejor que de costumbre.

Hábitos para la operación bikini

Lo primero que podemos recomendarte como parte de estos cambios de hábito fundamentales para tu vida, es que comiences el día desayunando avena, como parte fundamental de la jornada. El caso es que se trata de un cereal que no sólo tienes grandes propiedades y nutrientes, sino también uno que logrará que te sientas más lleno durante el resto del día, incluso por encima de otros cereales.

Por otro lado, lo mejor es que dejes la culpa de lado, ya que está comprobado que ningún cambio de hábito funciona en base a la culpa. Lo que te recomendamos es tratarnos mejor, comer mejor, y tomar todo desde un cambio en la calidad de vida. Por eso, te aconsejamos también que durante este intento de adelgazamiento dejes de lado la báscula, ya que te hará sentir más mal que bien.

Eso sí, si realmente quieres adelgazar, hay un principio dietario que tendrás que seguir, y que es muy sencillo. Tiene que ver con evitarte las calorías que bebes, ya que el 40% de ellas provienen de los líquidos, sobre todo los refrescos y el alcohol. Apuesta siempre por el agua.

Finalmente, intenta no cenar demasiado tarde, ya que cuanto más cerca de la hora de sueño hacemos la última hora de comida, más calorías ingerimos en ella, y claro, no llegamos a quemarlas.