Cómo conseguir que sobreviva un bonsai

bonsai1

Yo soy una de las apasionadas de los bonsáis y algo que he notado de unos meses atrás es un pequeño truco para intentar que, los bonsais que compramos, no se nos mueran a la primera de cambio, a los pocos días o semanas de haberlos comprado.

Lo primero que no debemos hacer es cambiarles de tiesto. Acaban de llegar a un sitio nuevo del que se están habituando y si, encima, le cambiamos «su casa», por así decirlo, puede influir negativamente en ellos y enfermarlos.

El truco que yo he aprendido, y que por ahora me ha salvado 4 bonsáis de los 10 que tengo (aunque otros se quedaron en el camino por no saber), es el siguiente: encuentra su lugar. Es bonito tenerle un sitio al bonsái ya pero, ¿y si no le gusta? Quizás veas que se le están cayendo las hojas, que está mustio… Es hora de cambiarlo de sitio, esa orientación no le gusta y, si continúa así, morirá.

Es por eso que lo mejor en esas situaciones es cambiarlo de orientación. Por ejemplo, un bonsai operculacaria que tengo, al principio mi madre lo colocó al norte y el bonsái perdió todas sus hojas y lo veía como muerto. Hasta que decidí cambiarlo y lo puse al oeste, en otra ventana que teníamos. Tendríais que verlo ahora, es de hoja perenne así que se ha pasado todo el invierno con unas hojas verdes preciosas y como encima es grande y frondoso parece un jardín en tu casa.

Por supuesto, encontrar la orientación de los bonsáis no es nada fácil, hay algunos que mueren en el camino y otros que, aunque queramos tenerlos en interior, ellos quieren exterior (con su respectiva ubicación que puede cambiar).

Ir arriba