Cómo evitar el cotilleo en la oficina

gossipwork

La sal y la pimienta de la vida puede tomar forma en las historias que se cuentan día a día en nuestros centros de trabajo. Pero ¿qué es lo que ocurre si ése parece ser el único estímulo vital para muchos de nuestros compañeros? Desde luego, ventilar los asuntos de la vida privada de los otros, o las críticas constantes que no tienen el objetivo de construir, sino de evadirse, pueden hacer que nos sintamos terriblemente incómodos. ¿Cómo enfrentar esta situación? Te damos algunos consejos.

1. Vuelve la atención hacia el trabajo: Trata de cambiar de tema, introduce a la conversación algo positivo de lo que todos puedan hablar. O distrae la atención planteando dudas laborales contigo.

2. Participa, pero decide cómo: Sabemos que no participar en el cotilleo diario puede llevarnos al aislamiento e incluso a crear una mala imagen que se vuelva en sí misma un cotilleo futuro. Escucha, pero condúcete con discreción. Si preguntan tu opinión, lo mejor es que digas de la forma más amable y sincera que puedas, que no te gusta juzgar duramente a las personas, pues cada uno tiene sus razones para actuar como lo hace. Lo más probable es que estén de acuerdo, o que por lo menos el cotilleo disminuya de intensidad en ese momento.

3. Para en seco: Si alguien viene directamente a ti y te cuenta algo negativo de otra persona, responde en el tono más amable que puedas que honestamente te parece mejor idea que eso que te acaba de decir se lo diga a la persona con la que tiene el problema. Se lo pensarán dos veces antes de incluirte.

Ir arriba