Cómo evitar que la rutina dañe las manos y las uñas

cuidados manos uñas

La rutina suele afectarnos no sólo psicológicamente, por ejemplo a través del estrés, sino también a nuestro físico, por ejemplo con las condiciones y efectos que sufren partes de nuestro organismos, como las manos y las uñas, que son de las primeras que se dañan tan pronto nos ponemos a hacer cosas manuales, en lo que trabaja la mayoría de las personas.

Por eso, si quieres que tus manos y uñas estén siempre igual de bien, debes seguir algunos de los interesantes consejos que te mostramos a continuación, considerando por ejemplo que las amas de casa son algunas de las personas que suelen presentar mayor cantidad de daños sobre sus manos y uñas, por todas las acciones que realizan en la casa.

Por ejemplo, si ves que el problema es que tus manos están estropeadas, lo que debes hacer es aplicarte unas gotitas de aceite de oliva sobre ellas y realizarle masajes a una con la otra y así. Incluso, otra buena alternativa al respecto tiene que ver con dormir con guantes de algodón, que actuarán durante toda la noche, causando que tu piel quede mucho más suave al otro día.

De todos modos, si hay un problema común en estas ocasiones, el mismo se encuentra directamente relacionado con las manos resecas, y en tal sentido te recomendamos que apuestes por generar una loción, poniendo en una taza pequeña de salvado en copos, además de medio litro de agua hirviendo y vinagre en sidra tras 12 horas de estacionamiento. La cuelas y la bebes.

Luego, para eliminar el esmalte de las uñas, lo que debes hacer es disolver, en un vaso de agua, dos pastillas de limpiar dentaduras postizas. Cuando hayan pasado algunos minutos, entonces, sumerge un pincel en esta solución y pásalo por las uñas hasta que queden bien limpias. Aclara después las manos en agua tibia.

Finalmente, si quieres evitar las problemáticas que te pueden llegar a traer las uñas duras, no podemos dejar de aconsejarte que piques ajo y lo eches en un recipiente con agua durante un cuarto de hora aproximadamente. Luego mete las manos por unos segundos y las quitas, todas las veces que quieras, pero quitándolas cerca de 15 minutos antes de volver a ponerlas.

Ir arriba