Cómo limpiar un espejo

0

Una de las partes más complicadas de limpiar dentro de una casa son, sin duda, los espejos. Lo cierto es que no es sencillo que queden bien y con un resultado estupendo, pero hay una serie de sencillos trucos que pueden ayudar a que los espejos queden limpios y relucientes.

  • No es recomendable mojar los espejos, porque la humedad se queda en ellos y eso hace que se produzcan las típicas manchas negras que son tan incómodas.
  • Tampoco se debe limpiar los espejos con toallas, ya que dejan pelusa y es muy difícil de quitar. Por eso, tampoco hay que limpiarlos utilizando trapos que puedan dejar restos. Lo mejor es recurrir al típico truco de limpiar los espejos con papel de periódico. Un trapo blando, que no deje hilos, es también una opción perfecta.
  • Lo ideal es utilizar una esponja húmeda para dar la primera pasada y después, secar los espejos con papel de periódico.
  • Se puede utilizar una mezcla de vinagre y agua, para rebajar (dos partes de vinagre por una de agua), con la ventaja de que el vinagre no atrae el polvo, por lo que es la opción perfecta para limpiar los espejos.
  • En el caso de que los espejos tengan algo de grasa, la solución es mezclar agua, amoníaco y alcohol a partes iguales, añadiendo una cucharada de glicerina líquida, para dejarlos impecables.

Foto de tec.nologia