Fomenta la lectura en casa (III)

0

local library

6. Recuperemos al bibliotecario (y al librero): Inscríbete en la biblioteca más cercana a tu casa y visítala, ¡sus libros están a tu disposición! Por otro lado, un buen librero es como un buen peluquero, alguien de confianza que se vuelve imprescindible en nuestra vida. Un librero que ame su trabajo te recomendará lecturas personalizadas, adivinará tus gustos y te aconsejará con qué libro seguir o cuál regalarle a tus seres queridos. Busca uno que te agrade y en quien confíes, y establece una buena relación con él o ella. No te arrepentirás.
7. Escoge tu espacio: Búscate un sitio especial para leer, desde el sillón más cómodo de casa hasta la tranquilidad de un agradable parque. Si necesitas una lamparita de noche o de escritorio, no dudes en adquirirla.
8. El placer de las historias: Una buena parte del placer de la lectura consiste en la experiencia a solas tan rica que nos brinda. Pero compartir lo que vamos conociendo es también uno de los más grandes placeres. Lee en voz alta aquello que te parece curioso, interesante o asombroso, o cuéntaselo a los que te rodean, explica dónde lo leíste, contagia tu entusiasmo a los demás. Con los más pequeños, la lectura en voz alta es infalible, pues establece una relación afectiva con el conocimiento al ligarlo con el tiempo que las personas que ama o admira les dedican a través de la lectura.

(Continúa)