Trucos para rallar queso

0

rallar queso

Si eres un amante de las pastas, entonces sabrás de la importancia que tiene el queso rallado en cada una de tus preparaciones. No obstante, a la hora de llevar este tipo de alimento a la mesa, y utilizar para ello los clásicos ralladores, uno muchas veces no tiene en cuenta una serie de consejos que por eso mismo te traemos, y que pueden resultarte verdaderamente muy útiles.

Lo primero que deberás tener en cuenta, aunque nunca se te hubiera ocurrido antes, es que el rallador de queso te sirve tanto para este alimento, como para poder desgranar otros tantos, como por ejemplo hortalizas, pan, queso, mantequilla y frutas, por lo que se trata de uno de los utensilios más interesantes de la cocina en la actualidad.

Particularmente, y volviendo a la ralladura de queso, nosotros recomendamos especialmente que engrases con aceite de oliva el rallador antes de proceder a hacerlo, ya que eso permitirá que los alimentos se deslicen con mayor facilidad por sobre la cubierta del utensilio, siendo especialmente útil cuando queremos rallar quesos no convencionales, como por ejemplo la muzzarrela, que corre menos que los que han sido especialmente diseñados para ser rallados.

Por otro lado, y considerando que el rallador tiene tendencia a ensuciarse bastante, es común que la grasa del queso quede pegada, así que la misma utilización del aceite de oliva te facilitará luego la tarea en este sentido, ya que sólo deberás agregarle al mismo un poco de agua caliente y jabón de cocina, para dejarlo como nuevo sin necesidad de frotar, lo que de seguro daña la esponja con la que limpias.

Además, es común que cuando rallemos queso, las virutas que se desprenden del mismo comiencen a llenar la mesa, de forma tal que se pierdan las mismas. Para ello, recomendamos entonces que ralles dentro de una de las clásicas bolsas “Ziploc” o similares, las cuales te permitirán no desperdiciar absolutamente nada de queso, lo que es muy útil, sobre todo en los de pasta dura.